Desde hace años, UNICEF trabaja sobre estrategias específicamente vinculadas a la prevención y la mejora de la calidad de la atención de niños y niñas que nacen prematuramente.

En 2010, con el objetivo de crear conciencia, garantizar el cumplimiento efectivo de los derechos de los niñas y niños nacidos prematuros, y movilizar a los miembros de los equipos de salud y a la sociedad en general, UNICEF organizó la principal iniciativa que aborda esta temática: la campaña “Semana del Prematuro”. En ella se comenzó a difundir, entre otras acciones, el “decálogo” de los derechos de los recién nacidos prematuros, generado por un equipo interdisciplinario que identificó y definió un conjunto de derechos esenciales. A partir de esta campaña, de manera creciente comenzaron a participar maternidades de todo el país, públicas y privadas, familias de niños y niñas que nacieron prematuramente, sociedades científicas y los Ministerios de Salud, tanto de las provincias como de la Nación.

En 2014, con el fin de que la voz de las familias y de los niños y niñas nacidos prematuros fuera puesta en primer lugar —colocados como protagonistas, transformadores y líderes—, UNICEF promovió la construcción de la Red de Familias Prematuras. A través de los pediatras neonatólogos de las instituciones, se convocó a las familias de los niños y niñas nacidos prematuros a sumarse a la Red, junto a profesionales de la salud de diferentes especialidades. La Red fue logrando así incrementar la demanda calificada y la movilización social para garantizar el cumplimiento de los derechos de todo recién nacido prematuro.

Los avances médico-tecnológicos de los últimos años produjeron un creciente aumento de la sobrevida de los recién nacidos con patología compleja. Entre ellas, la prematurez representa un problema clínico y asistencial de gran magnitud. En la Argentina, cada año nacen algo más de 740.000 niños, de los cuales el 8% (60.000) nace antes de las 37 semanas de gestación, es decir que son prematuros.

La prematurez es la primera causa de mortalidad infantil. La morbilidad y la sobrevida de los recién nacidos prematuros es muy diferente dependiendo de la edad gestacional y el peso con el que nacen. El pronóstico del bebé dependerá tanto de los cuidados prenatales, como de los cuidados post natales a corto, mediano y largo plazo. Es por ello que esta población, luego de haber sido dada de alta de unidades de cuidados intensivos neonatales, requiere cuidados especializados a largo plazo en programas de seguimiento. El objetivo de dichos programas es preventivo, apunta a reducir las secuelas físicas, mentales y afectivas del niño y su familia producto de la prematurez, y a lograr la mejor calidad de vida posible.

Por tanto, la detección oportuna beneficia a los niños, a sus familias y a los equipos de salud al permitir establecer estrategias que limiten o corrijan las secuelas. El tratamiento temprano es la clave para poder palear la severidad futura.

UNICEF Argentina trabaja para promover la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, ayudar a satisfacer sus necesidades más importantes y aumentar las oportunidades que se les ofrecen, a fin de que alcancen el pleno desarrollo de sus capacidades.